Seleccionar página

Este 16 de noviembre, la monja Gloria Cecilia Narváez regresó a Colombia tras 4 años y 8 meses secuestrada por el grupo Al Qaeda. En el aeropuerto El Dorado, la emoción por la llegada de la religiosa fue evidente, la esperaban sus compañeras de congregación junto a miembros de la fuerza pública.

La hermana Narváez, de 61 años y oriunda de Pasto, Nariño, fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 cerca de la localidad de Koutiala, 400 kilómetros al este de la capital de Malí, por la célula yihadista ‘Grupo de respaldo al islam y los musulmanes’ (Nusrat Al Islam wal Muslimin), vinculada a Al Qaeda. 

En ese entonces, la monja trabajaba como misionera desde hacía seis años en la parroquia del pueblo de Karangasso. 

La religiosa es miembro de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, una congregación de origen suizo nacida en 1893 en Colombia y con presencia en 17 países. 

La primera prueba 

A principios de julio de 2017, y por medio de la red encriptada Telegram, el ‘Grupo de respaldo al islam y los musulmanes’ difundió un video de 16 minutos y 50 segundos. 

En el video se observan a otros cinco rehenes extranjeros y a la mujer, quien afirmó que se encuentra “gracias a Dios, bien de salud». 

La segunda prueba 

En julio de 2021, el hermano de la monja colombiana manifestó haber recibido una nueva prueba de vida de la religiosa: una carta. 

El mensaje, comentó el hermano de la religiosa, tiene «once líneas, escritas a puño y letra de ella, con letras mayúsculas porque ella siempre utilizaba las mayúsculas, la firma de ella y el nombre del papá y la mamá».  

Narváez confirmó la veracidad del documento, fechado el 3 de febrero de 2021. 

«Yo estoy 4 años secuestrada y ahora estoy en un nuevo grupo GSIM (‘Grupo de Apoyo al islam y a los musulmanes’)», vinculado a Al Qaeda, señaló el texto en español. 

«Oren mucho por mí, qué Dios los bendiga, yo espero que Dios me ayude a conseguir mi libertad», añadió la mujer. 

Narváez recibió la carta en marzo de 2021 por medio de la Cruz Roja y solo la dio a conocer en julio, según dijo. 

«Eso demuestra que ella está viva, aunque está un poco triste y desolada», añadió Narváez, quien es profesor de escuela. 

La liberación 

El sábado 9 de octubre, la Presidencia de Malí confirmó que la monja colombiana Gloria Cecilia Narváez fue liberada tras 4 años y 8 meses secuestrada por parte del grupo Al Qaeda. 

“Yo, agradezco primero a Dios, que es la luz y la paz. Aprendí muchísimo del grupo. Agradezco a Dios, a las autoridades de Malí, al presidente, a todos los que han hecho un esfuerzo para que nosotros fuésemos liberados. ¡Dios bendiga a Malí! Les agradezco Mucho, que Dios les bendiga”, dijo la religiosa Narváez en un video tras su liberación. 

“Estoy muy contenta, estuve cinco años, pero con buena salud. Agradezco mucho a la gente por sus oraciones, por todo el esfuerzo que han hecho por nosotros por buscar nuestra liberación, mi liberación”, añadió. 

Reunión con el papa 

El encuentro fue confirmado por el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, a través de un breve comunicado, en el que confirmó que el encuentro se presentó previo a la celebración de la Santa Misa oficiada por el papa Francisco en la apertura del Sínodo de los Obispos. 

El encuentro también fue difundido por algunos testigos, quienes compartieron, a través de las redes sociales, algunas imágenes del saludo papal a la religiosa colombiana, miembro de la congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada. 

¿Qué pasa en la República de Malí? 

Los secuestros son recurrentes en Malí, país sumido en una grave crisis de seguridad, sobre todo en el centro, uno de los focos de violencia yihadista. 

Desde marzo de 2012, varias zonas del país y sus alrededores se encuentran en manos de grupos yihadistas vinculados a la red Al Qaeda. 

Los secuestros de malienses o extranjeros son uno de los aspectos de la violencia que golpea este país de la región del Sahel, de mayoría musulmana.Por: Noticiasrcn.com

Comentarios

0 Comentarios