Seleccionar página

Hoy podríamos reflexionar sobre ¿Cómo estamos viviendo nuestra misión?

Dios nos invita a transformar nuestro mundo en el proyecto que Él quiere. Transformar esas realidades que estamos viviendo en nuestra familia, nuestro trabajo, en la política. No hay nada que nos toque como persona que no toque a Dios. La misión debemos vivirla en los lugares donde estamos.  

A veces queremos ser unos en la Iglesia y otros afuera o nos pasamos rezando mucho por Facebook  pero dejamos de lado las realidades tangibles que nos llevan a encontrarnos con nuestro prójimo. Nuestra misión es transformar nuestro mundo de acuerdo al proyecto de Dios sin divisiones.

La iglesia siempre tiene una palabra sobre todas las realidades humanas y es ahí que nos toca a nosotros como laicos anunciar el mensaje de Cristo en especial en los lugares donde la Iglesia no puede llegar.

Fr. Néstor Wer, OFMCap

Comentarios

0 Comentarios